FRACTURAS SUPRACONDILEAS DE HUMERO PDF

Su mayor incidencia ocurre en el esqueleto inmaduro, por lo que su pico mximo es en la primera dcada de vida, entre los 4 y 12 aos de edad. Fx supra-condleas con rasgo en T o en Y intra-articulares. Se producen con ms frecuencia entre los 4 y 12 aos de edad. Dicha paleta humeral se encuentra inclinada 45 hacia delante y esto hace que los dos pilares que mantienen la articulacin trclea y cndilo puedan ceder por hiperextensin de los mismos o por hiperflexin, segn la cada. La deformidad es tan ostensible que describe los signos diferenciales con la luxacin de codo, por esto tambin se la conoce como fractura de Malgaigne: Angulacin de vrtice anterior y seno posterior Brazo aparece ms corto en esta fractura y en la luxacin ms largo 11 No se altera el tringulo de Nelaton, formado por epicndilo, epitrclea y pico del olcranon.

Author:Zuzahn Zulurisar
Country:Guadeloupe
Language:English (Spanish)
Genre:Finance
Published (Last):12 June 2005
Pages:205
PDF File Size:20.79 Mb
ePub File Size:4.56 Mb
ISBN:661-7-64614-374-3
Downloads:98412
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Bralmaran



Su mayor incidencia ocurre en el esqueleto inmaduro, por lo que su pico mximo es en la primera dcada de vida, entre los 4 y 12 aos de edad. Fx supra-condleas con rasgo en T o en Y intra-articulares. Se producen con ms frecuencia entre los 4 y 12 aos de edad.

Dicha paleta humeral se encuentra inclinada 45 hacia delante y esto hace que los dos pilares que mantienen la articulacin trclea y cndilo puedan ceder por hiperextensin de los mismos o por hiperflexin, segn la cada.

La deformidad es tan ostensible que describe los signos diferenciales con la luxacin de codo, por esto tambin se la conoce como fractura de Malgaigne: Angulacin de vrtice anterior y seno posterior Brazo aparece ms corto en esta fractura y en la luxacin ms largo 11 No se altera el tringulo de Nelaton, formado por epicndilo, epitrclea y pico del olcranon. En la luxacin del codo esta relacin, s se altera por el desplazamiento posterior del cbito.

Es preceptivo el tomar el pulso por la posibilidad de lesin del tronco de la Arteria Humeral o bien que est comprimida por el intenso desplazamiento. En el caso poco frecuente de las fracturas por flexin la deformidad es menos ostensible y apenas es perceptible deformidad alguna.

S aparecen tumefaccin y hemartrosis. Es importante el analizar el desplazamiento en sentido de varovalgo y rotatorio que son los que no se van a remodelar tras la reduccin. Un posible error es catalogar como contusin de codo una fractura incompleta de un pilar. Hay un signo indirecto que denota que existe derrame articular y por tanto fractura y es el llamado Signo de la almohadilla grasa Fat pad sign que consiste en que el espacio adiposo visible a Rx en la cara posterior del codo inmediatamente por encima del extremo del olcranon desaparece.

Otro sera el catalogar un cartlago de crecimiento como trazo de fractura. Clasificacin de KOCHER que lo hace en fracturas por hiperextensin, en la cual el desplazamiento del fragmento distal es posterior. Fracturas por flexin, siendo el desplazamiento del fragmento distal opuesto al anterior.

Corresponde a la fractura no desplazada Tipo II. Fractura desplazada con el cortical posterior ntegro Tipo III. Desplazada con prdida del contacto de la cortical posterior. Lo cual entraa lesiones periticas y capsulares importantes y cuando el desplazamiento es grande, incluso lesin del msculo braquial anterior.

Adems siempre existir la posibilidad de lesin neurolgica que ser el Nervio Radial y Cubital en las desplazadas en sentido posteromedial y el Nervio Mediano junto a la Arteria Braquial en las que lo hacen posterolateral. La clasificacin de Gartland modificada de las fracturas supracondleas de hmero es el sistema aceptado y utilizado con ms frecuencia.

Los valores kappa para la variabilidad intraobservador e interobservador de esta clasificacin fueron ms altos que los asociados con sistemas de clasificacin de fracturas evaluados con anterioridad. Puede haber evidencia de lesin sea o no; la almohadilla adiposa posterior puede ser el nico signo de la fractura.

Estas fracturas son muy estables porque el periostio est indemne en toda su circunferencia. En una radiografa de perfil estricto del codo, la lnea humeral anterior no atraviesa el tercio medio del capitellum pequea cabeza del hmero. Por lo general, no se observa deformidad rotatoria en una radiografa de frente, debido a la bisagra posterior intacta. Con el uso habitual de la clasificacin, cualquier deformidad rotatoria observada en una radiografa de frente calificara a la fractura como de tipo III.

La lnea humeral anterior lnea blanca delgada atraviesa el capitellum, pero no por su tercio medio, de manera que hay cierta angulacin posterior. Esta fractura puede ser considerada de tipo II, aunque est en el lmite de ser de tipo I.

Habitualmente, hay extensin en el plano sagital y rotacin en los planos frontal o transversal. Se observa desgarro extenso del periostio, y esta fractura se suele acompaar de lesiones de partes blandas y vasculonerviosas. Un posible riesgo es subestimar el grado de prdida de la alineacin normal en fracturas con conminacin y colapso de la columna medial. Este tipo de compromiso de la columna medial implica mala rotacin en el plano frontal y, por ende, define la lesin como de tipo III.

Estas fracturas se caracterizan por una bisagra peristica incompetente en toda su circunferencia, y se caracterizan por la inestabilidad tanto en flexin como en extensin. Por lo general, esta inestabilidad multidireccional se determina con el paciente anestesiado en el momento de la ciruga.

El patrn de inestabilidad se puede deber a la lesin inicial o puede ser yatrgeno secundario a un intento de reduccin. Se puede justificar la clasificacin de esta fractura como un tipo distinto, pues la inestabilidad multidireccional tiene implicaciones teraputicas; de todos modos, el tiempo dir si otros encuentran til este agregado al sistema de clasificacin de Gartland.

Pueden afectar al nio o el adulto, pero en general son ms frecuentes las que afectan al nio. Fracturas Supracondleas en el nio, son las fracturas ms frecuentes del codo, seguida por las fracturas del cndilo externo, se producen con ms frecuencia entre los 4 y 12 aos de edad.

La fractura supracondlea de hmero se clasifica segn su mecanismo de produccin en: fractura en extensin o flexin. La fractura en extensin ocurre cuando el paciente cae y se apoya sobre la mano con el codo en hiperextensin; mientras que la fractura en flexin ocurre cuando el nio cae sobre el codo y se encuentra en flexin.

En los varones, la incidencia es el doble que en las mujeres, el brazo izquierdo es afectado con mayor frecuencia que el derecho. La severidad de estas fracturas no solo se deriva del trauma en s necesario para producir la lesin sino de las secuelas tan graves que pueden aparecer si no se realiza el diagnstico, tratamiento y seguimiento adecuados.

La alta incidencia de complicaciones que se daba en estas lesiones, sobre todo el sndrome de Volkmann, la ha convertido en una urgencia. Las lesiones por flexin se producen generalmente por golpes sobre el olcranon con el codo lesionado.

Las fracturas por extensin fueron clasificadas por Gartland en tres grandes grupos. Al ser la superficie de fractura muy pequea son difciles de estabilizar y si se consigue ha de ser en mxima flexin. Las fracturas de extensin tipo I: Se suele coincidir en que estas fracturas deben ser tratadas con un yeso braquial largo sin necesidad de reduccin hasta de angulacin posterior son aceptables , como sucede en el tipo I de Gartland y bastar con inmovilizar el miembro durante aproximadamente tres semanas, con el codo en flexin de alrededor de 60 a Se recomienda practicar radiografas de control a la semana y a las dos semanas para detectar cualquier desplazamiento de la fractura.

Las fracturas de tipo II: El tratamiento ptimo de las fracturas de tipo II ha evolucionado a la tendencia actual de intervencin quirrgica en lugar de inmovilizacin con yeso. El miembro superior crece alrededor de 10 cm durante el primer ao de vida, 6 cm durante el segundo ao, 5 cm durante el tercer ao, 3,5 cm durante el cuarto ao y 3 cm durante el quinto ao. Los deambuladores menores de tres aos de edad tienen cierto potencial de remodelado, de manera que el cirujano puede aceptar el tratamiento conservador de una fractura tipo II en la que el capitellum colinda con la lnea humeral anterior, pero no la cruza.

Los resultados de dos estudios avalan el tratamiento inicial de las fracturas de tipo II mediante reduccin a cielo cerrado y yeso.

Dos de los catorce pacientes seguidos tuvieron una mala evolucin. Por el contrario, en una serie consecutiva de sesenta y nueve nios con una fractura de tipo II tratados mediante reduccin a cielo cerrado y fijacin con clavijas, no se detect prdida radiogrfica ni clnica de la reduccin, ni cbito varo, ni hiperextensin, ni prdida de movimiento, ni parlisis nerviosas yatrgenas, y no hubo necesidad de ciruga adicional.

En el cuarto caso, se practic irrigacin y desbridamiento quirrgicos por una infeccin de la herida que no comprometa la articulacin. No hubo ninguna lesin nerviosa ni vascular, y tampoco se observ prdida de la reduccin, consolidacin diferida ni consolidacin defectuosa. Otra razn para propugnar el tratamiento quirrgico de estas lesiones es que el grado de hiperflexin requerido para mantener la reduccin de fracturas tipo II sin fijacin con clavijas predispondra a estos pacientes a presiones compartimntales ms altas.

En un examen Doppler, se observ que las posiciones de pronacin y mayor flexin disminuan el flujo en la arteria humeral. Los autores recomiendan una posicin de flexin y supinacin para seguridad vascular. La fijacin con clavijas de estas fracturas evita la necesidad de inmovilizar el codo en flexin considerable.

Se han utilizado diversos mtodos para las Fracturas desplazadas, pero hay da se realiza: 17 a. Suelen evolucionar bien con Reduccin cerrada, bajo anestesia general.

Tras la reduccin se recurre al mtodo de estabilizacin de la fractura. Hoy da La inmovilizacin enyesada es poco utilizado por el riesgo de compromiso circulatorio. Este es el llamado dilema supracondleo ya que la fractura se estabiliza en flexin mxima, pero en esta posicin pueden originarse problemas circulatorios debidos al hematoma y edema perifracturario.

En esta circunstancia ser necesario estabilizar la fractura mediante osteosntesis percutnea para poder dejar el codo en menos flexin y la fractura estable. La osteosntesis percutnea con agujas de Kirschner es el mtodo ms difundido en la actualidad, permitiendo inmovilizar el miembro en posicin menos forzada y con menos riesgo circulatorio. Los mtodos de traccin, percutnea o transesqueltica desde olcranon son mtodos apenas utilizados. Reduccin abierta, mediante abordaje al foco de fractura y cuyas indicaciones seran: 1 2 3 4 Fracturas no tratadas precozmente das.

Fracaso de reduccin cerrada por interposicin del periostio. Fracturas con complicacin vascular que no mejora tras la reduccin cerrada. Fracturas muy desplazadas con perforacin del msculo braquial anterior y fragmento Proximal diafisario subcutneo. El abordaje ms utilizado es el posterior y tras la reduccin se introducen dos agujas de Kirschner desde epicndilo y epitrclea y se inmoviliza durante 6 semanas. En las fracturas tipo III: Si el nio es llevado al departamento de urgencias con el miembro en flexin o en extensin extrema, se debe colocar cuidadosamente el brazo en flexin a 30 para minimizar la agresin vascular y la presin compartimental.

En la mayora de los centros, el estndar de atencin para el tratamiento de fracturas de tipo III es la reduccin quirrgica y la fijacin con clavijas. Caso especial de conminucin de la columna medial Las fracturas con conminucin medial pueden no presentar el desplazamiento sustancial de la mayora de las fracturas de tipo III, pero se las debe tratar mediante reduccin quirrgica, porque el colapso de la columna medial causar 18 deformidad en varo de un brazo con una fractura supracondlea, por lo dems, mnimamente desplazada.

La conminucin medial es un signo radiogrfico sutil e indica una variante de fractura ms inestable, que puede colapsar en varo si no es tratada del modo apropiado El tratamiento es la reduccin cerrada y la fijacin percutnea con clavos Kirschner 1. La reduccin abierta se debe emplear en los casos de imposibilidad para conseguir la reduccin cerrada, en los raros casos de fractura expuesta y en los casos de lesin vascular persistente tras la reduccin. El uso de traccin en casos de gran inflamacin a nivel del codo puede ser de gran utilidad para poder esperar unos das hasta que dicha inflamacin baje y se puede entonces hacer la fijacin con clavos, tiempo en el que adems probablemente se habr conseguido reducir al menos parcialmente la fractura.

En este tipo tambin se puede emplear el tratamiento para fracturas supracondleas tipo III, es la reduccin cerrada y fijacin externa con fajadores pequeos ms fijacin interna con clavos Kirschner 1. Las complicaciones ms frecuentes de las fracturas supracondleas consisten en lesin neurolgica, lesin vascular, cbito varo y retraccin isqumica de Volkmann. En las fracturas tipo IV: Si bien estas fracturas sumamente inestables se podran tratar mediante reduccin a cielo abierto, describieron un protocolo teraputico que utilizaba reduccin a cielo cerrado en nueve pacientes.

Su tcnica recomendada consiste en colocar primero dos alambres de Kirschner en el fragmento distal. A continuacin, se reduce la fractura en el plano anteroposterior, y se verifica la reduccin mediante estudios por la imagen. Despus, se reduce la fractura en el plano sagital, y se hacen pasar los alambres de Kirschner a travs del sitio de fractura. Las nueves fracturas tratadas con esta tcnica consolidaron; no hubo ningn caso de cbito varo, consolidacin defectuosa ni prdida de movimiento; y no se requiri tratamiento quirrgico adicional.

Dado el limitado nmero de estas fracturas infrecuentes, pero potencialmente problemticas, no es posible predecir la necesidad de reduccin a cielo abierto ni la verdadera tasa de complicaciones. Las fracturas supracondleas de hmero en nios representan un gran reto para el ortopdico, pues suele acompaarse de importantes complicaciones como son las lesiones vasculares y nerviosas, sndrome compartimental y lamentablemente pueden dejar secuelas como limitacin funcional, consolidaciones viciosas, deformidades angulares, entre otras.

Por lo que requieren de un manejo adecuado por parte del especialista. Las lesiones asociadas inciales siempre deben tenerse en cuenta ante este tipo de fractura. Dentro de las lesiones neurolgicas fueron el nervio cubital y el radial los ms afectados. El mtodo ms utilizado fue la reduccin cerrada e inmovilizacin con yeso; no obstante se considera que este procedimiento debe ser revisado y es necesario aumentar el nmero de casos tratados con reduccin cerrada y fijacin con agujas de Kirschner percutneos, siempre y cuando no est indicada la reduccin abierta.

Pues la reduccin cerrada bajo intensificador de imgenes y la fijacin percutnea con Kirschner en cruz como tratamiento de las fracturas supracondleas desplazadas de codo tipo III, es muy segura en nios, muy efectiva en tiempo y costo, adems proporciona una buena estabilidad comparada con la reduccin y yeso.

Las fracturas supracondleas de codo en extensin desplazadas tipo II segn la clasificacin de Gartland, se pueden tratar con reduccin cerrada y colocacin de una inmovilizacin mediante yeso; mientras que las de tipo III se deben realizar la reduccin cerrada y colocacin percutnea de Kirschner en cruz bajo visin radiogrfica. Se considera que ste mtodo es seguro y exitoso para este tipo de lesin y se debe generalizar su uso como mtodo de eleccin. La reduccin abierta y fijacin interna se recomienda realizar en los casos de fracturas expuestas, fracturas complicadas por lesin vascular y en caso que la reduccin cerrada haya sido insatisfactoria por inestabilidad de la fractura.

Es deformidad ms esttica que funcional. Alteraciones neurolgicas.

LIVRO PROJECIOLOGIA EM PDF

Fractura supracondílea: clasificación, tipos, tratamiento, complicaciones

Vudozragore Fractura Supracondilea De Humero Complications and timing of follow-up after closed reduction and percutaneous pinning of supracondylar humerus fractures: The remaining three had persistent absence of radial pulse. Cubitus varus is NOT just cosmetic. Neurovascular complications and functional outcome in displaced supracondylar fractures of the humerus in children. Perfused and pulseless pts were operated at an avg of This study pooled data from pulseless supracondylar humeral fracture pts and polled frwcturas POSNA membership. To use this website, you must agree to our Privacy Policyincluding cookie supracondileaas.

FUNCIONES FACTORIZABLES PDF

FRACTURAS SUPRACONDILEAS DE HUMERO PDF

.

HELENA BLAVATSKY ISIS SIN VELO PDF

TESIS FRACTURAS SUPRACONDÌLEAS DE HÙMERO

.

ANTROPOLOGIA TEOLOGICA LUIS LADARIA PDF

Fracturas supracondíleas de codo

.

Related Articles