ESTANISLAO ANTELO PDF

Abstract: Referring t o init iat ion in t eaching in present complex and mut ant condit ions, leads t o considering more general aspect s relat ed t o t he meaning of t eaching and of t eaching t oday. Underst anding t eaching as a part icular occupat ion, permit s ident ifying relevant aspect s such as vocat ion, procedures and product s of what is done. Recuperat ing t he specificit y and t he t ot alit y of t he process of producing persons provides t races for t hinking in st rengt hen t eaching, among t he inst it ut ional crisis t hat it is going across. Bearing in mind t hese component s, makes it possible moving forward t o a definit ion of a format ion pedagogy wit h t he int ent ion of cont ribut ing some reflect ions t hat st rengt hen t he format ive processes, as well as t he init ial performances as a t eacher.

Author:Bagar Taugor
Country:Qatar
Language:English (Spanish)
Genre:Relationship
Published (Last):4 August 2016
Pages:227
PDF File Size:16.12 Mb
ePub File Size:3.58 Mb
ISBN:898-3-91945-133-2
Downloads:18819
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kazishakar



Abstract: Referring t o init iat ion in t eaching in present complex and mut ant condit ions, leads t o considering more general aspect s relat ed t o t he meaning of t eaching and of t eaching t oday. Underst anding t eaching as a part icular occupat ion, permit s ident ifying relevant aspect s such as vocat ion, procedures and product s of what is done.

Recuperat ing t he specificit y and t he t ot alit y of t he process of producing persons provides t races for t hinking in st rengt hen t eaching, among t he inst it ut ional crisis t hat it is going across. Bearing in mind t hese component s, makes it possible moving forward t o a definit ion of a format ion pedagogy wit h t he int ent ion of cont ribut ing some reflect ions t hat st rengt hen t he format ive processes, as well as t he init ial performances as a t eacher.

Key wor ds: Init iat ion in t eaching; Occupat ion; Format ion pedagogy. Iniciarse a la docencia. Desalent ar, desanimar, desahuciar, desilusionar. Of icio suele emparent arse con el saber hacer o producir algo en part icular. No af inca su legit imidad solament e 90 Iniciarse a la docencia. Al t rat ar de f ormar, educar o t ransf ormar a las personas y cuando ef ect ivament e se const at a que el l o ha ocur r ido, el secret o, el t ruco, o la magia se pot encian o magnif ican.

Los alumnos aprenden, comprenden, progresan. Nos ent usiasmamos. Recordemos que al f in, of icioso, es alguien ef icaz par a det er minado f in. Pero, insist imos, el of icio no carece de puest as a prueba.

Lo que se hace requiere de negociaciones, acuerdos, j ust if icaciones y explicaciones. Pero hay mucho por hacer. Y est o se hace o no se hace. El of icio hoy debe conquist arse. El cambio en las condiciones de ej ercicio resalt a el papel que adquiere la prueba en la docencia. Tomar como apoyo el of icio, signif ica que el t rabaj o pueda obj et ivarse y que el prof esional pueda decir est a es mi obra, es el result ado de mi act ividad, puedo most rarlo y demost rarlo.

Por un lado, el que t ermina t iene que iniciarse; en est e sent ido, el inicio es un debut. Las respuest as acumuladas a lo largo del t iempo no siempre proporcionan cert ezas.

Nuevament e, por obra nos ref erimos al product o f inal, a la cosa hecha, producida. De nuevo, el procedimient o y el product o. Claro que hay excepciones. Las cosas marchan bien si pueden explicarse, decirse, present arse con claridad. Sant oni Rugiu , Si el art e es menor la obra se pospone, pero se requieren pr uebas de habil idades en l as operaciones el ement al es.

Sin obra. En ciert o moment o, la obra es expulsada o somet ida al imperio del proceso. Est e deseo se choca con t odas las f ormas posibles e imaginables de la dif erencia. Recient ement e Philippe Meirieu en su visit a a la Argent ina, dio cuent a de est a paradoj a.

Resumiendo, se puede ser f eliz j ugando mal, j ugando poco o sin j ugar, pero f ormando par t e de. No hay of icio sin obra, sin menest er y sin mist erio. No se t rat a de arroj ar al que no llega primero a la met a al mundo de los residuos. Los oficios docentes. El of icio const it uye el cent r o que agl ut ina y da sent ido al proceso f ormat ivo.

Y pract icarlo mucho. Claro que la propuest a f ormat iva debe est ar orient ada hacia lo que sucede en la escuela. Debe t omar sus problemas, basarse en sit uaciones reales, en casos, et c. Porque probar es ensayar y ensayar es en ciert a f orma eso: Probar , r econocer al go ant es de usar l o. Sin t emor. Ent re un alumno al que se hace probar en got as un poco del of icio y un colega experiment ado con quien se experiment a un of icio, exist e una dist ancia considerable.

No t apa ni asf ixia. El ej emplo indica un camino a seguir. Pero el ej emplo puede en ocasiones erguirse en plan moralizador. En est e aspect o es import ant e considerar el perf il de los mismos f ormadores. En la medida que se supera el plano merament e individual y pueden reconocerse t emas y problemas comunes, las explicaciones, las discusiones, los acuerdos y el hallazgo de soluciones compart idas t ranquilizan y renuevan el sent ido la act ividad.

Es ciert o. Tesis de Doct orado. Alliaud, A. Revist a Linhas. Vol 6 Nro 1. Universidade do Est ado de Sant a Cat arina. Brailovsky Coord. Sent idos perdidos de l a experiencia escol ar. Buenos Aires: Novedades Educat ivas.

Dubet , F. Pr of esiones, suj et os e individuos en l a modernidad. Feeney, S. Jackson, P. Buenos Aires Argent ina : Amorrort u. Meirieu, P. Cart a a un j oven prof esor. Memorias del f ut uro. Serie document al Perrenoud, P. Sant oni Rugiu, A. Nost al gia del maest r o ar t esano. Savat er, F.

El respet o. Slot erdij k, P. Ent revist a. Lecciones de maest r os.

ANGELES MASTRETTA EL CIELO DE LOS LEONES PDF

La Pedagogía de la época (mimeo) Estanislao Antelo

Foto: E. Mc Allister Si se quiere fortalecer la escuela y beneficiar a los chicos hay que concentrar toda la mirada en los profesores y los maestros", opina el pedagogo Estanislao Antelo. Lo hace para rescatar el oficio de ensear, en especial porque considera que "hoy pesa ms la personalidad del maestro cmo es, cmo explica que su saber". Antelo es doctor en educacin, actualmente investigador de Flacso. Este ao sum otro libro a su lista de los ya editados: "Los gajes del oficio. Enseanza, pedagoga y formacin", cuya autora comparte con Andrea Alliaud. El martes prximo estar en Rosario para participar de unas jornadas de reflexin organizadas por el Instituto Superior Olga Cossettini.

ALTAZOR O EL VIAJE EN PARACADAS PDF

Los Gajes Del Oficio Andrea Alliaud Estanislao Antelo

.

PURI SHARMA KALIA INORGANIC CHEMISTRY PDF

¿Qué hace la Pedagogía y por qué es importante para los educadores?

.

Related Articles